lunes, 2 de mayo de 2016

"La muerte de Ulises" de Petros Márkaris Una galería de víctimas.


“La muerte de Ulises” (“Trimeria”), de Petros Márkaris.
Tusquets, Barcelona-Buenos Aires, 2016, 176 páginas.
Traducción de Ersi Marina Samará Spiliotopulu.
En España: 17,50 euros. En Argentina: 219 pesos.
----
A diferencia de lo que suele pasar con las historias que tienen como protagonista al comisario griego Kostas Jaritos –cuyas aventuras/desventuras volvieran popular al griego Peter Márkaris en el mundo entero-, su último libro está dedicado al cuento, en los cuales sólo dos son animados por el habitualmente malhumorado policía, ocupando así una especie de discreto segundo plano.

Quizás cansado de tanto hablarnos de la nada sencilla y muy duradera crisis griega, Márkaris ha decidido hacer un alto en el camino y entregar en este nuevo libro una serie de cortas y buenas piezas literarias, en las que su humanismo queda expuesto con claridad, en tanto habla de las víctimas de reiteradas, casi sempiternas, injusticias.

De los ocho relatos que componen el libro, el más interesante es “Tres días”, casi una novela corta que contradiciendo a su título transcurre entre el 5 y el 8 de septiembre de 1955, en Estambul, cuando se produce un atentado contra la casa natal del fundador de la Turquía moderna, Kemal Atatürk, y las multitudes salen a las calles del país para tomarse venganza con las minorías griegas que por generaciones han permanecido en esas tierras que alguna vez les pertenecieran. La caída del imperio de Bizancio y la consiguiente toma de la entonces Constantinopla por parte de los turcos, marcó una división entre griegos y otomanos que -pese a haber ocurrido en 1453- se mantiene hasta nuestro presente.

En “Tres días”, Vasilis Samartzis, hijo y nieto de comerciantes, es propietario de una tienda de telas y recibe, de parte de un turco, la advertencia de que se cuide y haga lo propio con su familia porque la población está soliviantada por el ataque perpetrado contra la casa de Atatürk (foto), quien aunque fallecido en 1928, se había vuelto leyenda para la población y atacar su memoria suponía (y sigue suponiendo) una verdadera herejía para la mayoría del pueblo turco.

Resulta muy interesante la reconstrucción de época que logra Márkaris, reconstrucción centrada en el dificultoso clima político por entonces existente. El autor deja de lado, por suerte, el estilo un tanto reiterativo que caracteriza a sus relatos del comisario Jaritos para adentrarse en los pensamientos, emociones y acciones de Vasilis y sus contemporáneos. Es muy probable que dicho momento histórico lo haya vivido el propio escritor o que, en su defecto, haya tenido noticias de primera mano de los acontecimientos vividos en aquella época (cuando él tenía 18 años).

Interesa a Márkaris describir las tensiones que se vivieron, los hechos de injusticia, la irracionalidad que prevalece sobre la mesura y el sentido común. Andranik, armenio amigo de Vasilis, en un paisaje del relato le recuerda que cuando algo malo ocurre en Turquía suelen “pagar el pato” las minorías (armenios, kurdos, griegos, judíos) y es lo que puntualmente ocurre en esas jornadas en las que el tendero sufre la destrucción de su negocio. Aunque la historia deriva hacia la dilucidación de un misterio familiar (la desaparición inesperada de su abuelo, producida años atrás) con bifurcaciones que vuelven más atractivo al relato. Y que, claro está, no vamos a contar en esta reseña.

Los textos restantes. En cuanto al Ulises del relato que da título al libro, se trata de un griego nacido en Turquía que en su vejez regresa a Estambul porque, como diría la canción, no se siente “ni de aquí ni de allá” pero desea retornar al lugar donde fue sacado por sus padres, y vuelve porque allí “comenzó a soñar".

Bien debe conocer Márkaris el tema, dado que pertenece a esa minoría de griegos nacidos y criados en territorio extranjero (el autor nació en Estambul en 1937) y es el extrañamiento, el ser “ajeno” donde se esté el que prevalece en las mejores páginas de esta selección. Tal como ocurre en el relato “En terrenos conocidos”, donde un turco que ha vivido la mayor parte de su vida en Alemania elige un lugar alejado en territorio germano (cercano a Düsseldorf; foto) para pasar allí sus últimos años. Pero su mejor amigo aparece asesinado y, sin el menor interés, su hijo Murat (que vive en Estambul, donde es policía) termina investigando el crimen detrás del cual se esconden las mafias y el racismo.

“La destrucción de Pompeya” se detiene en el muy contemporáneo fenómeno de los  emigrantes que buscan refugio en la Europa del desarrollo, de la que son rechazados en su enorme mayoría. En este relato, el sacerdote Ioannis Perdikis procura ayudarlos como mejor puede, ante el rechazo y la condena de sus vecinos y pese a que, como cristianos que dicen ser, les recuerda los pasajes evangélicos que hablan de la solidaridad hacia el otro. Malos tiempos se viven, nos dice Márkaris, y el símbolo de Pompeya presuntamente destruida por sus pecados le sirve como alegoría de un presente no sólo indiferente sino hostil, cuando no criminal, hacia el dolor ajeno.

No son desdeñables (para nada) los restantes cuentos, pero a mi manera de ver quedan en un segundo plano en relación a los antes destacados. La curiosidad estriba en que en los dos relatos protagonizados por Jaritos, con sendos crímenes a dilucidar, la cultura cobra impensado papel protagónico, aunque sin dejar bien parados a los “ejecutantes”, víctimas también ellos, pero de sus egos.

Una interesante selección, sin duda, que reivindica como buen escritor a quien no por nada en varias oportunidades fue el guionista de las potentes, y tantas veces inolvidables, películas de su connacional Theo Angelopoulos (“La mirada de Ulises”, “La eternidad y un día”; foto). Libro disfrutable, sin duda.
 ----
 “Me limité a asentir con la cabeza en silencio, porque sabía que los griegos arrastramos la maldición de todas las minorías étnicas y no somos felices en ningún sitio. En Estambul echamos la culpa a los turcos, en Grecia a los griegos, y así confirmamos el proverbio turco de los males futuros: ‘Lo que ha de venir te hará añorar lo que ya se ha ido’”.
----
Datos para una biografía
Petros Márkaris (Estambul, 1937) es autor de la exitosa serie de novelas policiacas protagonizadas por el comisario Kostas Jaritos y compuesta por "Noticias de la noche", "Defensa cerrada", "Suicidio perfecto", "El accionista mayoritario", "Muerte en Estambul",  "Con el agua al cuello", "Liquidación final", "Pan, educación, libertad" y "Hasta aquí hemos llegado". También ha publicado el ensayo "La espada de Damocles" y el libro de relatos "La muerte de Ulises". Es autor de tres obras teatrales y ha sido guionista de cinco películas de su connacional Theo Angelopoulos (1935-2012), También escribió otros guiones para el cine y la televisión. Ha recibido numerosas distinciones, entre ellas el Premio “Pepe Carvalho” a la mejor novela policial de 2012 y la Medalla Goethe al año siguiente.
----
Algunos enlaces:
----
Video: Conversación de Petros Márkaris con el periodista mexicano Luis Hernández Navarro en ocasión de la Feria Internacional del Libro de El Zócalo, octubre de 2014, sobre la situación griega. Duración aproximada: una hora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario