viernes, 4 de diciembre de 2015

"Patria o muerte", de Alberto Barrera Tyszka. Para un retrato de la actual Venezuela

“Patria o muerte”, de Alberto Barrera Tyszka
Tusquets, Barcelona-Buenos Aires, 2015, 246 páginas
XI Premio Tusquets Editores de Novela
En España: 18 euros. En Argentina: 289 pesos
--------------------------------------------------------
“Me interesa la fragilidad del ser humano, trato de conectar con el lector a través del dolor”, expresó el venezolano Alberto Barrera Tyszka, autor de “Patria o muerte”, libro polifónico que transcurre durante el último año de vida del presidente Hugo Chávez, es decir entre principios de 2012 y marzo de 2013, cuya agonía y deceso implicaron un hecho político de tal magnitud que en Venezuela a nadie dejó indiferente.

Muchas sociedades latinoamericanas se encuentran en procesos de cambio que, de una u otra manera, las ha terminado dividiendo. Venezuela, sin duda, vive esa experiencia de una forma tan marcada como dramática. Barrera Tyszka ha logrado en este libro captar dicho estado de ánimo, esas divisiones, hasta los enfrentamientos, plasmados a través de los diversos personajes que animan su ficción.

Son personajes anónimos que viven en una ciudad violenta, tanto por la situación política como por la cotidiana (Venezuela registra uno de los más altos índices de criminalidad del continente, incluyendo asaltos, secuestros y asesinatos), se encuentran en general muy impactados por la enfermedad de Chávez y al mismo tiempo deben enfrentarse con los problemas cotidianos propios de la gente común.

No obstante, prevalece lo político. Barrera Tyszka nunca ocultó su oposición al chavismo, pero en la novela procura mantenerse ecuánime. Nadie es totalmente inocente, nadie es del todo culpable. Ocurre que las “marcas” de la política son intensas y es difícil evitarlas.

Quien más la evita es la madre de María, una niña de nueve años, quien vive encerrada en su departamento, temerosa de todo (“¿Qué quieres, que salga y la maten?”, le pregunta a una amiga que le reprocha el aislamiento al que somete a su hija). La niña, en tanto, terminará "refugiándose" en una computadora, regalada por su madrina, como única manera de espiar al mundo.

El que vive un conflicto más complejo es el anciano oncólogo Miguel Sanabria, quien persigue el imposible de mostrarse equidistante en la lucha política, aunque cada día que pasa se inclina más por la crítica que por sus acuerdos con el gobierno chavista. Otros integrantes de la “galería” son el sobrino de Miguel, Vladimir, y su padre, hermano del oncólogo, Antonio, ambos cuadros gubernativos, aunque de escasa relación entre ellos. Es por eso que Vladimir le confía al tío unos teléfonos móviles o celulares para que los guarde, porque allí reside todo un secreto de estado. 

Sanabria se siente contradictoriamente comprometido ante el pedido: no puede negarse a su sobrino y, al mismo tiempo, rechaza la idea de verse involucrado en una cuestión política. Máxime porque su mujer, Beatriz, es una antichavista fanática, a la que debe ocultar el verdadero presente griego que le deja su sobrino en custodia. 

La compleja trama, que debe ser entendida como una red que se amplía de manera constante, no concluye allí, sino que se extiende a otros personajes, entre ellos el periodista Fredy Lecuna, su mujer y su hijo, que alquilan un departamento en el mismo inmueble que habita Sanabria y que no pueden dejar porque carecen de dinero. El alejamiento aludido refiere a la exigencia de la dueña del inmueble, Andreína Mijares, quien luego de haber fracasado en sus intentos de radicarse en Miami desea volver allí porque no tiene otro lugar donde vivir.

Lecuna, que está sin trabajo, entiende que su “salvación”· estribaría en la redacción de un libro de actualidad. Su sorpresa será la de recibir el encargo de escribir sobre la situación de Chávez, su enfermedad, los viajes periódicos a Cuba y los tratamientos secretos que allí recibe. Y lo que le ocurrirá después supondrá su infierno personal. En tanto, Rodrigo, hijo del periodista, Internet mediante se relacionará con María, ambos niños perdidos en un mundo manejado por adultos, que no los termina de integrar y, menos, de  comprender.

Mientras ocurren estos encuentros y desencuentros, en una Caracas plena de actividad y contradicciones, el “telón de fondo” refiere, claro está, a los que fueron los últimos meses de vida de Chávez, recargada de secretos, de comunicaciones confusas, de verdaderos pasos de comedia (disparatada y trágica en forma simultánea) emitidas desde un poder que no puede o no sabe asimilar la enfermedad terminal que afectaba al “comandante”.

“Toda la sociedad se transformó en una verdadera sala de espera”, expresó el autor al referirse a aquel período que, además de secreto, llegó a ser demencial, como cuando el actual presidente Maduro sostuvo haber mantenido una reunión de trabajo con Chávez de cinco horas de duración, cuando éste se encontraba agonizando en Cuba, siempre en sitio desconocido.

La habilidad del autor consiste en ir “mechando” los episodios individuales con los de la historia oficial, tan plagada de misterios y de contradicciones, de extraños y prolongados silencios oficiales. “A mí me pareció importante contar la historia humana de gente común y corriente en ese momento tan difícil de nuestra historia, como lo fue la agonía y muerte de Chávez”, señaló Barrera Tyszka a Ewald Scharfenberg, de “El País”. Acertó, como también lo hizo al afirmar que intentó “meterse en los zapatos” de los distintos personajes, incluyendo algunos de filiación chavistas a los que trata de comprender, a pesar de ser, como se dijo, confeso opositor al régimen.

En este último sentido, destaco la sensibilidad del escritor al “meterse” en la piel de tres mujeres extraídas del mundo marginal de Caracas, en el que viven de manera miserable, pero que se han sentido reivindicadas con la presencia de Chávez en el poder: Ese acto de honestidad, sensibiliza la novela y de cierta manera la equilibra y termina “salvándola” en términos morales, en el sentido de que Barrera Tyszka no se cierra ni se encierra en sus juicios y prejuicios.

 “Patria o muerte”, se difunde en momentos de máxima tensión y esta nota se escribe días antes de las elecciones del próximo domingo, que acentúan, si eso es posible, los interrogantes sobre el presente y el futuro de un país que, lamentablemente, mientras se afectan los derechos humanos ve diluirse su democracia momento a momento mientras vive al borde mismo de una guerra civil. El libro, que aunque ficción no deja de lado su costado documental, se vuelve un verdadero documento de época, al tiempo que como novela se evidencia equilibrada y amena, merecedora del premio recibido.
-----
Fotografías laterales: Arriba: manifestación chavista. Abajo: manifestación opositora.
----
“A todos los que estábamos ahí nos decían así –cuenta una de ellas a una opositora-. Éramos los tierrúos. Porque ahí no había ni calles, ni escalera, ni tuberías, ni nada. Estábamos jodidos. A veces ni comíamos. No teníamos un coño. Todo era pura tierra. La tierra y nosotros. Éramos los pobres de los pobres. ¿Entiendes?”.
----
Datos para una biografía
Alberto Barrera Tyszka (Caracas, 1960) es autor de las novelas “También el corazón es un descuido” (2001), “La enfermedad” (Premio Herralde, 2006), “Rating” (2011) y “Patria o muerte” (2015), de los libros de cuentos “Edición de lujo” (1990), “Perros” (2006) y “Crímenes” (2009), de los poemarios “Amor que por demás” (1985), “Coyote de ventanas” (1993), “Tal vez el frío” (2000) y “La inquietud. Poesía reunida (1985-2012)” (2013) y de las colecciones de crónicas “Alta Traición” (2008) y “Un país a la semana” (2013). En colaboración con la periodista Cristina Marcano publicó la primera biografía documentada del presidente de Venezuela: “Hugo Chávez sin uniforme. Una historia personal” (2005). Es licenciado por la Escuela de Letras de la Universidad Central de Venezuela, donde imparte clases en la cátedra de Crónicas. Durante años también ha ejercido de guionista para telenovelas. En China, en 2007, recibió el premio a la mejor novela en lengua extranjera de la Casa Editorial del Pueblo. Colabora habitualmente con medios como El País, El Nacional, Letras Libres, Etiqueta Negra y Gatopardo.
----

----
Video: entrevista a Alberto Barrera Tyszka en el programa televisivo venezolano “Aló, buenas noches”, del 1/10/2015. Duración: 8 minutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario